¿Community manager de Dios?

El Papa Francisco convirtió las redes sociales en su púlpito digital