Blog bar a media luz

El blog bar a media luz sin hora de cierre

Abre sus puertas Mojito News. El blog que aspira a ser como los buenos bares. Bohemio, noctámbulo, a media luz, diverso. Una larga barra con libros, cocteles y descargas. Evocación de aquellos café literarios que sirvieron de refugio y oasis de inspiración a grandes autores, intelectuales y artistas. Las líneas de tiempo de los libros, para que sean justas, deben colocar un bar o un café delante de la editorial, la imprenta y las librerías.

Mojito News se inspira en las marquesinas vintage y el ambiente de los bares de lujo o los tugurios underground donde todavía se codean escritores, poetas y artistas. Tiene ecos de El Floridita habanero, la barra preferida de Ernest Hemingway, para elucubrar historias con un daiquirí entre los dedos… Respira el mismo aire del Café Tortoni, de Buenos Aires, lugar de tertulias infinitas de Borges, Alfonsina Storni, Federico García Lorca y Carlos Gardel.

Mario Benedetti, en la portada de su antología A imagen y semejanza inmortalizó al Café Brasilero, de Montevideo. Es una foto del autor sentado en una mesa, mientras mira a la calle. Atrás se observa una pared con un mensaje firmado por el escritor Eduardo Galeano: «Bienvenido al café, Mario. Tu café, nuestro café. Ya nunca más te dejaremos ir». También Gabriel García Márquez y Octavio Paz montaron su cuartel literario en el Café Habana, de la Ciudad de México, sin que los camareros sospecharan que atendían a dos futuros Premios Nobel.

Mojito News, el blog bar a media luz, no quiere dejar morir esa inspiración que habita entre aromas, charlas y canciones: el Café A Brasileira, de Lisboa, favorito de Pessoa; el Café Comercial, de Madrid, guarida de Antonio Machado; el Davy Barne´s, pub de las noches de Dublín que inspiró Ulises, de James Joyce; el Els Quatre Gats, de Barcelona, que no se perdió Rubén Darío; o esa reliquia histórica que es el Antico Caffè Grecco, en Roma, donde aún se povonean los espíritus alegres de Stendhal, Lord Byron, Goethe, Dickens, Hans Cristian Andersen y Schopenhauer.

Desde el Montmartre de los famosos, en París, hasta la Gran Manzana, de New York, las ciudades de la farándula tienen sus bares o terrazas de tertulia intelectual. Más sobrios o con más jaleo. Todos, eso sí, conectados por un cordón espiritual de sueños, irreverencia, imaginación y trascendencia. En Mojito News, como en esos escenarios de tormentas creativas, hablaremos de literatura, arte, historia, geopolítica, vida y virus contemporáneos. Cada entrada la celebraremos con un coctel, porque cada momento, estado de ánimo o acontecimiento, incluso los tristes, deben ser tratados con la bebida adecuada.

Este post inaugural, por ejemplo, se celebra con un mojito a mano. Quizás el coctel que mejor representa la cubanidad. El azúcar y el ron están en la raíz profunda de la isla, la hierbabuena es símbolo de la frescura que nos acompaña y el hielo contrarresta ese calor caribeño, a veces delirante, que llevamos dentro. En Caracas o en Madrid un mojito siempre me transporta a La Habana. Fue ese enigma recurrente quien ayudó a resolver la identidad del blog. También la certeza de que ya es un coctel universal, reverenciado en las obras y la preferencia de muchos escritores. Hemingway, sin saberlo, popularizó un exitoso slogan publicitario para dos restaurantes míticos de Cuba: «Mi mojito en La Bodeguita y mi daiquirí en El Floridita».

Hace poco menos de una década, cuando dejé de jugar al reportero, ese oficio que García Márquez bautizó como «el más hermoso del mundo», pensé en iniciar este emprendimiento creativo. Cerrar el periódico y abrir el blog. Entonces muchos elegían ser periodistas independientes, freelancers o influencers. Decidí escribir en el más estricto anonimato, para curar mi primera novela y varios proyectos de ensayos. Una noche muy reciente, cerveza mediante, llamé al amigo Yandy y le pedí un logo. Después conecté con Milena, que es algo así como un gurú transmedia, y le consulté mis dudas sobre WordPress. Con Alina, mi novia, ajusté imágenes… Dos días después he subido mi primera entrada a Mojito News. Me he inspirado, además, en el consejo vivo de Tom Wolfe, genio escapado de la lámpara hechicera que todavía es el periodismo literario: «Dejemos que el caos reine… Más alta la música, más vino… Al diablo con las categorías».

Cerrado el periódico y abierto el blog bar a media luz… solo queda decir: ¡Bienvenidos a Mojito News! Pásenla bien.


Coctel cortesía de Mojito News, el blog bar a media luz

Prepara tu Mojito (+18/Adictivo)

  • Utiliza un vaso alto.
  • Pones 1-2 cucharaditas de azúcar blanca.
  • Maceras 5-6 hojas de hierba buena con el azúcar.
  • Añades 100 ml de ron blanco cubano.
  • Agregas 60 ml de zumo de limón (que es la base de todo).
  • Colocas hielo a discreción.
  • Terminas de llenar el vaso con agua (preferible gaseada).
  • Mezclas con un removedor.
  • Das el toque final con una ramita de hierba buena o menta.

ANTES DE SALIR TE INVITO A CONOCER AL BARMAN

42 comentarios en “Blog bar a media luz

  1. Vodka mediante me uno a la celebración, a la buena idea, al bar, y brindo por Enoy, Pancho, el negro Omar, por Lidia, Pepe Alejandro, Tamayo, Tomy, Ernesto Rojas, Michel, Heriberto, Joel y tantos otros curdas y aficionados que hicieron de Juventud Rebelde también un bar, con la barra más larga de Cuba, que corría por todas las redacciones y que hicieron posible que nacieran muchos proyectos geniales, amores y muchas ideas locas. Porque, qué es, si no eso, un bar.

    Le gusta a 1 persona

  2. Excelente idea y muy buena entrada. En estos tiempos que corren, es casi imperiosa la necesidad de una conversación sosegada…y si es acompañada de una copa, mejor que mejor.
    Seguramente seré una visitante asidua a este bar.
    ¡Éxitos!

    Le gusta a 1 persona

  3. Los Bares o Cafés…tienen un sello: la gente siempre está contenta.Recuerdo “ La Cuevita”, casi en la esquina de 23 y 26, en el borde del Nuevo Vedado ,con el antiguo..Mítico depredador de la “sed” del barrio y donde Llauradó , dejaba plasmado su retrato de Adolfo, el artista en su esencia más humana..Allí se hablaba en voz alta y cerca de 4000 temas diferentes y todos participaban, sin perder el hilo de la conversación..Se jugaba ajedrez y parecía tener vida eterna..ese Bar, que nunca le dio la espalda a nadie.
    Lo mismo deseo Félix…que ni cierre tu Bar ni las News!!!
    Abrazos..

    Me gusta

    • Bonitos tus recuerdos Erne. Todos tenemos un bar en la biografía. Mario escribió aquí del “bar” clandestino que era Juventud Rebelde. Paquito desempolvó ese lugar tan familiar a los periodistas cubanos que es La casa del Té, de la UPEC. ¿Cuántas veces arreglamos o desarreglamos allí el mundo? Hoy más que nunca necesitamos lugares (reales o virtuales) para encontrarnos y darnos “unos palos”, no para caernos a palos. Un abrazo. Te espero siempre.

      Me gusta

  4. Felicidades, por la iniciativa., Me revolviste recuerdos de años no muy lejanos, de cuya experiencia surgió el gran bar que recuerda Mario en JR, tan antiguo como el intento para hacer un diario juvenil distinto, y que tuvo asiduos en el gallego Posada, Virgilio, Carlos Suárez, Enrique Valdés, el guaguero cronista internacional y otros, cuyos nombes harán larga la relación. Decidimos que el mejor lugar para el consejillo diario era el Bar Cuba, oscurito y siempre con fría, en Tte. Rey, pero luego el loco Sautié institucionalizó la idea y se creó el primer comedor-bar de la prensa revolucionaria llamado El vómito, adosado además con dominió y billar. En fín, tu idea tiene filo, como está de moda, y creo que debía concentrar a la mayoría de los colegas, en este caso, sin espacio físico, pero si con el encanto de la buena lectura, asociada a la´música, la polémica sana y el trago que prefiera cada quién. Me anotas en los usuarios.Tenme al día del desarrollo de tu bar.

    Me gusta

    • Querido Frank, el Bar Cuba fue también uno de mis primeros bares periodísticos. Cuando pasé por El Caimán Barbudo también hacíamos allí nuestras reuniones de redacción. Corrían la mitad de los 90, período especial puro y duro, así que no hace falta decir qué ron nos servían allí. Lo que si recuerdo es que ya no podíamos hacer uso de nuestra oficina. En el Bar Cuba salían las mejores ideas y las mejores tardes. También en Juventud Rebelde, como recordó Mario, teníamos nuestro «bar». Cuando Bruno, el actual Canciller, fue director del periódico, tuvimos una veda alcohólica. Recuerdo que era capaz de abrir una puerta y sentir que había alegría en el ambiente. Pero siempre jugábamos por tercera. Me alegra tenerte acá y poder compartir recuerdos, ideas y algunos tragos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s