«Sin tiempo para morir»

El misterioso Bond siempre cerca de las barras…

«¡Dale a las chicas algo que hacer además de follar!». Lo exige Gabriela Geisinger, en Digital Spy… En Mojito News seguimos su crítica sobre la participación femenina en la última entrega (de la nueva era) del agente 007… Sobre todo porque vamos tras los pasos de esta cubana fuera de serie que es Ana de Armas.


Ha habido un peso especial sobre los hombros de Sin tiempo para morir. Es simultáneamente la despedida del Bond de Daniel Craig y la apertura de una puerta a una nueva era 007: es un comienzo y un final. Bond ocupa un lugar especial en el corazón de muchos. Es una institución, un ícono cultural, y aunque el hombre detrás del apodo puede cambiar, James Bond siempre es James Bond.

Hay un carácter cursi, tal vez menos en las películas recientes, junto con una suavidad tecnológicamente avanzada. Y, sobre todo, Bond siempre fue sexy. Lo que contribuyó en gran medida a consolidar a Bond como símbolo sexual fue la multitud de mujeres que se arrojaron sobre él y la copiosa, incluso superflua, cantidad de sexo que tuvo mientras, ya sabes, también intentaba salvar el mundo. En la era de Craig, el sexo desenfrenado ha sido reemplazado por intimidad apasionada: sus relaciones con las mujeres, que eran carnales y emocionales, se han convertido en la columna vertebral de su personaje, haciéndolo diferente a los Bonds que vinieron antes.

Sin tiempo para morir redujo aún más el sexo y aumentó la intimidad en más de un sentido. La primera y obvia fue su relación con Madeleine Swann, que es una historia de amor casi condenada al fracaso. Aunque hay gente que todavía no quiere que Bond se enamore.

Sin embargo, donde la mayoría de los fans se ofenden no es porque él esté enamorado, es por la falta de mujeres con las que se acuesta, por ejemplo, la atípica «Chica Bond» de Ana De Armas (si, el epíteto es apropiado). Ella interpreta a Paloma, una compañera espía radicada en Cuba que ayuda a Bond a escapar de una situación difícil.

Ella tiene, con mucho, la mejor pelea de la película. En general, Sin tiempo para morir se basa en tiroteos típicos, pero Paloma puede usar toda arma en su estilo de lucha, que destaca por el hermoso vestido que usa. Donde un vestido de escote en V profundo con una gran abertura en el muslo puede no parecer genial para pelear, la gracia de Paloma hace que todo se una. Y luego ella se va.

En los viejos Bonds, ella podría haberse acostado con él, antes o después de la pelea, o al menos haber intentado seducirlo, incapaz de resistir sus encantos. Pero Sin tiempo para morir quita el sexo para reemplazarlo con… nada. Paloma no obtiene nada y Bond se queda con todo (en este caso, se va con vida).

Por supuesto, Paloma solo iba a ser un papel breve, pero en un intento de hacerla más «feminista» al eliminar la posibilidad del sexo, Sin tiempo para morir solo redujo una cantidad ya corta de tiempo de pantalla y diálogo para uno de los pocos personajes femeninos. Si Sin tiempo para morir no hubiera dejado claro que estaba tratando de hacerlo mejor con sus mujeres, esto podría no parecer tan evidente.

Sin embargo, tal como está, apenas hay tiempo de pantalla para Moneypenny. La M de Judi Dench fue reemplazada por un hombre en Skyfall, e incluso Madeleine no tiene muchas cosas que hacer. «¿Qué hay de Nomi?» usted pregunta. Llegaremos a ella en un minuto.

Hay tan pocas mujeres alrededor de Bond que la repentina salida de Paloma es discordante. Nunca discutiríamos en contra de tener a una mujer hermosa en una pelea bellamente coreografiada, pero es difícil no sentir que Paloma centra más en el foco de atención cuando tan pocas mujeres llegan a ser una parte fundamental de Sin tiempo para morir.

(Gabriela Geisinger)


Sin tiempo para morir

Prepara tu Vesper Martini (+18/Misterioso)

El coctel Vesper Martini es una invención literaria. Se le atribuye al agente secreto de ficción James Bond en la novela Casino Royale (1953).

—Un dry martini, —dijo. Uno. En una copa de champagne.

Oui, monsieur.

—Un momento. Tres medidas de Gordon’s, una de vodka, media medida de Kina Lillet. Agítelo bien hasta que esté helado; entonces añada una peladura de limón. ¿Lo ha anotado?

—Por supuesto, monsieur —el camarero parecía complacido con la receta.

—Madre mía; desde luego es un pelotazo —dijo Leiter.

Bond sonrió. 

—Cuando me tengo que concentrar nunca tomo más de una copa antes de cenar. Pero la que me tomo me gusta que sea larga, potente y bien hecha. No me gustan las copas pequeñas y que, además, estén mal hechas. Esta es de mi propia invención y estoy pensando en darle nombre y patentarla.

La novela continúa con que Bond le dice al camarero, después de tomar un sorbo largo: «Excelente… pero si puede conseguir un vodka hecho con grano en lugar de patatas, estará aún mejor», y luego añade: «Mais n’enculons pas des mouches».

Bond finalmente lo llama Vesper, el nombre del personaje principal femenino de la novela, Vesper Lynd. El Vesper de Bond difiere del cóctel habitual Martini, ya que utiliza tanto la ginebra como el vodka, Kina Lillet en lugar del vermú seco habitual y la peladura de un limón en lugar de una aceituna.

ENVÍA DINERO RÁPIDO Y PAGA LO JUSTO… TRASTIENDA.SHOP

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s