Como Padura en el viento…

Leonardo Padura

Mojito News abre su barra para celebrar el 66 cumpleaños de Leonardo Padura, un autor cubano que ama a los perros y al béisbol, pulsa la realidad de la isla en sus novelas y es conocido en todo el mundo, pese a que los medios de su (nuestro) país esquivan sus éxitos. En esta fiesta temática incluimos un breve fragmento de Como polvo en el viento, algunas de sus opiniones sobre diversos temas, sus libros favoritos y el coctel de su personaje Mario Conde.


Fragmento de Como polvo en el viento

El primer gran sueño frustrado de Marcos Martínez Chaple fue ser un famoso jugador de béisbol. Ese anhelo, en realidad, lo compartía con una cantidad tan exagerada de cubanos que enarbolarlo como un fracaso resultaba ridículo: han sido tantos los que han sufrido esa derrota y tan pocos quienes han conseguido el éxito —si nos atenemos a las proporciones, o, mejor, a los promedios, muy abundantes y reveladores en el juego de pelota—, que la frustración siempre ha sido más común que la realización. Luego, con los años y los vaivenes de su existencia, Marcos afrontaría otros descalabros, aunque los suyos siempre le parecerían menores en comparación con los que había visto padecer a muchas de las gentes que lo rodearon, comenzando por algunos de sus seres queridos, vapuleados en tantos terrenos de la vida. En cualquier caso, frustración aparte, Marcos le debía al béisbol muchos de sus recuerdos más entrañables y el origen del espíritu competitivo que siempre lo acompañaría y le abriría algunas de las puertas por donde transitaría.

En los días de su niñez y adolescencia, cuando en Cuba se vivían los tiempos devastadores de la crisis económica que arrancó con la década de 1990, el muchacho tuvo la noción de las dificultades que hundían al país por los constantes apagones que los asolaban, por la posibilidad de comer en el día solo una pequeña pieza de un pan medio arrugado y siempre ácido y por una permanente sensación de agobio térmico. Pero, sobre todo, sufrió por lo difícil que se hizo conseguir pelotas para practicar su deporte.

De aquellos tiempos turbios y oscuros Marcos conservaba en el rincón predilecto de su memoria la ocasión en que había decidido un partido entre el equipo de su barrio y el más potente (y por ende prepotente) piquete de Boyeros. En ese juego preciso de sus recuerdos, un desafío más de los miles jugados entre las dos novenas a lo largo de muchos años, todos los astros habían debido alinearse para que, en lo que presumía ser el cierre del partido con otra victoria de Boyeros, a Marcos le tocara su turno en el cajón de bateo con dos compañeros en bases, dos carreras abajo y dos outs en la entrada. Como se solía decir: él era la última esperanza de su equipo. Sin poder explicarse nunca de dónde sacó fuerzas, coordinación y velocidad de reacción, Marcos hizo swing a una recta con intenciones de cruzarlo a pura velocidad y enganchó la bola con la maza del madero: el contacto fue preciso, contundente, y la esfera de forro poroso, sorprendida por un encuentro perfecto, desplegó toda la potencia de aceleración generada por la reacción de las fuerzas puestas en juego y voló hasta más allá de los arbustos que servían de límites al terreno, para sellar la victoria de su equipo. ¡La apoteosis!

Novela disponible en Amazon

Premio Nacional de Literatura, 2012

Leonardo Padura (La Habana, 1955)

Antes de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2015 por el conjunto de su obra, había logrado el reconocimiento internacional con la serie policiaca protagonizada por el detective Mario Conde: Pasado perfecto, Vientos de cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño, Adiós, Hemingway, La neblina del ayer, La cola de la serpiente, La transparencia del tiempo y Como polvo en el viento. También es autor de La novela de mi vida, El hombre que amaba a los perros, Herejes, del libro de relatos Aquello estaba desando ocurrir.


«Lo jodido de irse de Cuba es que ni siquiera yéndote de Cuba, te vas de Cuba». 

Padura a Lourdes Nacho (Cadena Ser)

«Los novelistas pertenecemos a las ciudades… Yo soy un escritor de La Habana».

Padura a Mauricio Vicent (El País)

«Hay gente que al salir de Cuba, incluso sin un motivo político, se radicaliza cuando está fuera».

Padura a José Carlos Cueto (BBC)

«La historia de Cuba no se puede escribir sin la relación traumática que ha tenido con los Estados Unidos».

Padura a Laura Valeria López (Infobae)

«Un personaje de la novela que se llama Bernardo, que trae la canción de Kansas Dust In The Wind o Polvo en el viento, y también él repite eso de “derrota tras derrota, hasta la victoria final”. La frase se la debo al amigo al que está dedicada la novela, Elizardo Martínez, un cubano que se fue de niño a Puerto Rico y murió hace dos años. Me dejó un gran vacío. Le robé esa frase para dar este sentimiento de que, mira, siempre perdemos, pero nos queda la esperanza de que al final ganaremos». (Confesión de Padura a Atahualpa Amerise, de EFE)


Los cinco libros favoritos de Leonardo Padura

Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes. «Es una novela que asume todos los riesgos. Eso me encanta».

Conversación en La Catedral, de Mario Vargas Llosa. «Es un ejercicio de estilo, montaje y creación extraordinario. Una clase de escritura».

Pedro Páramo, de Juan Rulfo. «Él decía que se escribía con el hacha, no con la pluma. Esta novela está escrita con el hacha».

Palinuro de México, de Fernando del Paso. «Es una fiesta del lenguaje y la imaginación».

El siglo de las luces, de Alejo Carpentier. «Es una lección de historia, en la que nos dice que la Historia no acaba nunca, que se repite porque los hombres repetimos nuestros errores y horrores».

(En entrevista con Jaime Cabrera Junco, de Lee por gusto)


Prepara tu coctel Cuba Punch (+18/Literario)

En la carta de Negroni (Coctail Bar en plaza Joaquín Costa, 40, de Barcelona) se anuncia el coctel Cuba Punch, como «bebida favorita del policía cubano Mario Conde», el entrañable personaje literario creado por Leonardo Padura. 

Los punchs, de origen inglés, son tragos largos preparados con ron, zumo de limón, azúcar, canela y alargados con agua o té calientes, algunos barman hasta los flambean.

Desde hace años los punchsplanter’s, Florida, Cuba– son copas que se ofrecen para acompañar tardes de sol. Se combinan con distintos tipos de ron: blanco, dorado, añejo, pero siempre mezclados con zumos de frutas y abundante hielo.

Ingredientes

  • 2/4 partes deron blanco Havana Club o Bacardí
  • 1/4 de zumo de piña 
  • 1/4 de jugo de lima Rose’s

Preparación

Vertimos los ingredientes en la coctelera, batimos bien y servimos en vaso largo, con el mismo hielo utilizado. Decoramos con rodaja de limón, guinda verde o una ramita de menta fresca.

Un comentario en “Como Padura en el viento…

  1. Admiro la obra de Padura. He leído prácticamente todos sus libros y los he disfrutado mucho, Mario Conde más que un personaje de novelas me parece un amigo que encontrarías en cualquier rincón de la Habana. Recientemente leí Como Polvo en el Viento y me gustó muchísimo. Felicidades a Padura…y que nos siga regalando libros para recordar!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s